martes, 26 de febrero de 2013

Los años y la formación influyen nuestra percepción de los colores

Ya sabemos que según cada cultura interpretamos los colores diferente forma, sobre todo, los relacionados con el duelo o luto. Pero lo que no conocíamos es que los colores también se interpretan diferente dentro de una misma cultura por cada uno de sus habitantes. 



Una afirmación hecha ahora por  un estudio de la Universidad de Leeds, del Reino Unido, y del cual tenemos noticias por la Universidad de Granada, en el que durante más de un año el equipo del científico chino Li-Chen Ou ha comprobado las sensaciones que perciben 22 grupos de personas de ocho países ante los colores, entre los que figuran España –país en el que el experimento está coordinado por la Universidad de Granada-, así como Francia, Alemania, Reino Unido, Suecia, Irán, Taiwán y Argentina.

En el estudio, importante para el marketing y publicado en la revista científica Color Research and Application, se plantearon varias pruebas en iguales condiciones en todos los países.

Los resultados mostraban que las mujeres prefieren los colores más claros y con menor croma (este concepto representa la pureza o intensidad de un color particular, la viveza o palidez del mismo), preferencia que fue similar en el caso de los mayores, quienes mostraron un mayor agrado por los colores claros, pero en este caso con croma alto. Una preferencia que puede deberse a que con el paso de los años y conforme se avanza en edad se pierde intensidad en la percepción de los colores.



La ocupación también influye a la hora de elegir los colores. En este caso, destaca que las personas con profesiones, ya sean estudiantes o profesionales, de diseño y moda prefieren los colores menos saturados y las combinaciones que son más armoniosas.



Estos estudios se utilizan para venta de productos, al conocerse la relación entre colores y conceptos, y a otros campos como el diseño de interiores o de ambientes como el hospitalario o las escuelas o zonas de restauración.

A pesar de estos datos encontrados, los investigadores señalan que hay que ahondar más para obtener una respuesta definitiva.