lunes, 14 de febrero de 2011

El vuelo de la abeja



El otro día leyendo Opti Moda, me encontré en la primera hoja con un artículo escrito por su director, que me llamó la atención por original.... era esta:






La ciencia moderna dice que es aerodinámicamente imposible que las abejas puedan volar.

No obstante revolotea sus alas 11.400 veces por segundo y ¡vuela! un promedio de 25 kilómetros a la hora.
Además podría viajar 6,5 millones de kilómetros a 11 km/h con la energía que obtendría de 3,7 litros de néctar.

Sin embargo reputados técnicos de la NASA manifestaron que técnicamente era imposible que por su peso, situación y longitud de sus alas y morfología, la abeja pudiera volar.

¿Cuál es entonces el secreto de este maravilloso ser?

Pues sencillamente, que la abeja no lo sabe.

La muy distinguida, trabajadora, organizada y eficiente abeja, se hace la loca.
Simplemente bate sus alas, 11.400 veces por segundo, se lanza y a volar, sin saber -y quizás despreciando- que "tecnicamente" no puede hacerlo.

Si les dicen que el 2011 será "tecnicamente" malo, si nuestros impresentables políticos nos siguen diciendo que la cosa pinta mal, si los proveedores o ciertos clientes siguen comentándoles que esto está jo..... no les hagan mucho caso.

Láncense con toda la energía, entusiasmo, ganas, ilusión y eficiencia a por el 2011 y conseguirán en buena medida sus objetivos. Quizás el vuelo sea gallináceo o abejado. Pero seguro que no se dan el tortazo.

Ignoren a los agoreros, a los pusilánimes, a los pesimistas, vean el medio vaso (ignorar que el vaso está a medias, sería de estúpidos) pero vean el medio vaso lleno.
¡VUELEN!